Joana Pérez presenta su colección “Metamorfosis”

 Los bordados son uno de los estandartes de la artesanía de La Palma. De las manos de las bordadoras nacen auténticas obras de arte. Cada una de ellas es única por la calidad del trabajo, así como por el tiempo que se emplea en su realización.

El más frecuente entre el repertorio de los bordados tradicionales palmeros es el llamado richelieu conocido en La Palma como “reichi”, que convive con las técnicas del realce y los puntos perdidos. Los bordados tipo reichi suelen realizarse sobre tejidos de color blanco o beige, y se distinguen por el uso de presillas que unen un motivo con otro en una continuidad armónica. En el bordado de realce se rellenan los motivos de manera que adquieran relieve. Por lo que respecta al punto perdido, se realiza a base de puntadas superpuestas que, aprovechando la intensidad del color del hilo, reproducen motivos preferentemente florales.

Los productos elaborados abarcan todo tipo de telas de uso doméstico como sábanas, manteles, toallas, servilletas o juegos de cuna. Pero también se ofertan piezas de vestir, como faldas, corpiños, pañuelos, blusas o elementos de los trajes tradicionales de la isla.

Metamorfosis es una colección de Joyas que tiene como elemento de inspiración los bordados de La Palma
en la que sus joyas están adornadas con sedas naturales de la isla creando un contraste natural entre los diferentes metales que componen la colección.